tel. +34 693 03 15 07 yoga@sonialindia.es facebook twitter youtube instagram
menu

Retiro de meditación Vipassana

Jueves, 09 Marzo 2017 16:30

El 2017 ha llegado desde hace unos meses ya, pero quería compartir con vosotros lectores como ha empezado el mio.

La meditación Vipassana siempre me ha parecido algo muy complicado y fuera de mi alcance, "solo lo mas valientes y preparados se pueden enfrentar a ello" pensaba. Me equivocaba.

Un día, tras conversaciones con amigos valientes y preparados que se habían sometido a mas retiros, tomé la decisión de contactar con el centro Dhammacari Vipassana Meditation Center en Sonnenthal, al lado de Munich.

Este centro me ha llamado la atención mas que otros porque enseñan la antigua técnica de meditación de "los monjes de la floresta" de la tradición budista. Según la tradición, después de iluminarse el Buda pasó esta técnica a un grupo de discípulos llamándola también "The one way", el único camino hacia la liberación de los sufrimientos. 

Llegué después de Navidad, la acogida fue muy buena, desde el hombre que vino a por mi a la estación de tren, hasta las chicas que se encargaban de la gestión del centro. Desde el primer momento que contacté con la mirada de esta gente, me dí cuenta que tenían algo especial en los ojos, un brillo y una profundidad cálida que te hacia sentir muy cómodo, como si no tuvieran juicio y se limitaran a la simple observación.

Pronto, entendí que de esto se trataba el Vipassana: Observar, Contemplar todas las cosas que pasan, desde las mas gruesas y concretas (observar algo que se mueve, escuchar sonidos...) a las mas sutiles (observar todos los pensamientos). 

La rutina y los horarios eran los mismos cada día: nos despertábamos a las 4 y meditábamos caminando y estando sentados hasta las 6:30, hora del desayuno. Meditábamos hasta las 11:00, hora de la comida y de allí directamente hasta las 22:00, cuando se apagaban las luces. Todo esto en Silencio! Las únicas palabras que podía profesar eran las con mi Maestra Hildegard a la cual tenia acceso una vez al día.

No ha sido para nada fácil. Recuerdo el segundo día encontrarme en lagrimas y querer volver, pero la presencia de una pequeña llama de esperanza y de confianza en la técnica hizo que me quedara.

Mi curso fue de 15 días: a veces se hacia eterno, a veces me parecía de estar atrapada en un sueño.

Aprendí mucho, sobre todo a saber estar en todas las situaciones y circunstancias. Muchas veces nuestra mente se aburre y aquellas veces parece que la vida sea fea.

En el Vipassana aprendí la no-permanencia de la vida y que la mente se apega a muchos deseos. Aprender a despegarse de los resultados de las acciones ha sido clave para aceptar la vida y abrazar los cambios.

No obstante la intensidad del curso, recomiendo esta experiencia si estas listo a enfrentarte a tus miedos y a aceptar todas las partes de ti.

Joomla SEF URLs by Artio